La caída de Roma. Una guía para viajeros

$14.800,00
¡Último en Stock!
La caída de Roma. Una guía para viajeros $14.800,00

Anne Carson, Soledad Marambio
La caída de Roma. Una guía para viajeros
Zindo & Gafuri

Páginas: 84
Altura: 21.0 cm.
Ancho: 14.0 cm.
Lomo: 1.0 cm.
Peso: 0.2 kgs.
ISBN: 9789873760860
Encuadernación: Rústica Con Solapas
Año de edición: 2018-01-01
Colección:

Reacia a responder preguntas personales y destacada académica especialista en obras de la Grecia antigua, Carson se sitúa hoy como una de las figuras más importantes de la poesía a nivel mundial. Este es un poema en setenta trozos. Setenta escenas, pesadillas, sueños y pasajes que dan forma a esta guía para viajeros, no para turistas de imágenes veloces, de fotografías que parten de un teléfono hacia al mundo, sino para quienes descienden sobre Roma ya perdidos y condenados a seguir perdiéndose. A lo largo de este poema caminamos junto a una extraña, unaotra, que balbucea la lengua ajena como quien lanza pedidos de auxilio. Alguien que se hunde mientras habla, pero que al mismo tiempo encuentra aire en el lenguaje. A través de ella sentimos la vergüenza del forastero, su miedo, su deseo de pertenecer, de hallarse en esas esquinas que no reconoce. Aquí, en las pérdidas y los encuentros volátiles, la letra nos enfrenta con nuestras propias Romas, esos lugares donde siempre se es extranjero.

Anne Carson, Soledad Marambio
La caída de Roma. Una guía para viajeros
Zindo & Gafuri

Páginas: 84
Altura: 21.0 cm.
Ancho: 14.0 cm.
Lomo: 1.0 cm.
Peso: 0.2 kgs.
ISBN: 9789873760860
Encuadernación: Rústica Con Solapas
Año de edición: 2018-01-01
Colección:

Reacia a responder preguntas personales y destacada académica especialista en obras de la Grecia antigua, Carson se sitúa hoy como una de las figuras más importantes de la poesía a nivel mundial. Este es un poema en setenta trozos. Setenta escenas, pesadillas, sueños y pasajes que dan forma a esta guía para viajeros, no para turistas de imágenes veloces, de fotografías que parten de un teléfono hacia al mundo, sino para quienes descienden sobre Roma ya perdidos y condenados a seguir perdiéndose. A lo largo de este poema caminamos junto a una extraña, unaotra, que balbucea la lengua ajena como quien lanza pedidos de auxilio. Alguien que se hunde mientras habla, pero que al mismo tiempo encuentra aire en el lenguaje. A través de ella sentimos la vergüenza del forastero, su miedo, su deseo de pertenecer, de hallarse en esas esquinas que no reconoce. Aquí, en las pérdidas y los encuentros volátiles, la letra nos enfrenta con nuestras propias Romas, esos lugares donde siempre se es extranjero.