El papá que se puso toda la ropa

$1.190,00
El papá que se puso toda la ropa $1.190,00

Allan Ahlberg, Katharine McEwen
El papá que se puso toda la ropa
Loqueleo

Páginas: 80
Formato: 13 x 20 cm
Precio: $ 1190.00
Peso: 0.1 kgs.
ISBN: 9789504656630
Encuadernación: Rústica
Año de edición: 2018-01-01
Colección: Serie Amarilla- Desde 6 años

¿Quiénes son los Gaskitt? Son el señor y la señora Gaskitt, los mellizos Gus y Gloria, y el gato Horacio. Una simpática familia a la que le ocurren increíbles aventuras, como la mañana en que el papá se pone toda la ropa y la mamá, que es taxista, pasa a buscar a un ladrón por la puerta del banco. ¿Qué pasará después? El ladrón se mete en el autobús escolar de Gus y Gloria. Le persiguen la madre, el padre, la policía y los reporteros de televisión. Pero es el señor Glaskitt quien le atrapa, gracias a su rara vestimenta, que responde a un motivo entrañable. Un argumento ingenioso, divertido y tierno, desarrollado a un ritmo en el que las piezas van encajando como en un baile travieso. Las ilustraciones, igualmente dinámicas y divertidas, ofrecen guiños para que los lectores disfruten el doble.

Allan Ahlberg, Katharine McEwen
El papá que se puso toda la ropa
Loqueleo

Páginas: 80
Formato: 13 x 20 cm
Precio: $ 1190.00
Peso: 0.1 kgs.
ISBN: 9789504656630
Encuadernación: Rústica
Año de edición: 2018-01-01
Colección: Serie Amarilla- Desde 6 años

¿Quiénes son los Gaskitt? Son el señor y la señora Gaskitt, los mellizos Gus y Gloria, y el gato Horacio. Una simpática familia a la que le ocurren increíbles aventuras, como la mañana en que el papá se pone toda la ropa y la mamá, que es taxista, pasa a buscar a un ladrón por la puerta del banco. ¿Qué pasará después? El ladrón se mete en el autobús escolar de Gus y Gloria. Le persiguen la madre, el padre, la policía y los reporteros de televisión. Pero es el señor Glaskitt quien le atrapa, gracias a su rara vestimenta, que responde a un motivo entrañable. Un argumento ingenioso, divertido y tierno, desarrollado a un ritmo en el que las piezas van encajando como en un baile travieso. Las ilustraciones, igualmente dinámicas y divertidas, ofrecen guiños para que los lectores disfruten el doble.